miércoles, 7 de marzo de 2018

Mujeres campesinas: vidas silenciosas



A tantas  madres y abuelas  campesinas que han pasado por la historia de manera silenciada y silenciosa...


Sobre la inmensa humanidad silenciosa se levantan los que meten bulla en la historia. Esa vida intrahistórica, silenciosa… Unamuno


Muy esforzadas mujeres
han vivido en nuestros pueblos,
pero su vida afanosa,
en la historia, es el silencio…

Madre y mujer campesina,
tenemos deuda contigo,
así que hablar hoy de ti,
no puede seguir “prohibido”.

Muy temprano de mañana
comienzas larga jornada,
cuando  no ha salido el sol
y la luna aún  acompaña.



Hora a hora, día a día,
cual abeja en el panal,
vas entregando esa vida
que en la historia nunca está.

Lavas la ropa, la zurces,
remiendas con profusión,
hilas, tiñes, haces punto,
y hasta bordas un festón.

Amasas  tu pan en casa,
también haces la matanza
y elaboras mantequilla
con la leche de  las vacas.

Si hay que trabajar el campo,
no encontramos distinción,
tu trabajo de mujer
se asemeja al  del varón.

Tus manos cogen azadas,
arado y forca, la hoz,
recogen hierba y centeno,
con esfuerzo y con sudor.



Con los fréjoles y berzas,
las habas y los garbanzos,
unos huesos y tocino,
llenas la pota y el papo.

Cocinas ricos  cachelos,
con  sebo y con  pimentón
que nos comemos conformes,
aunque falte la ración.

Educas a los rapaces
en la rectitud moral
y dedicas al anciano,
un cuidado maternal.

Tu jornada no se acaba,
aunque ya se vaya el sol,
sale de nuevo la luna
y te encuentra en filandón.


Con  rezos  y letanías
manifiestas devoción,
y con cantos y con bailes
transmites la tradición.

Gracias, mujer campesina,
sin tu trabajo y tu afán,
no habría llegado hasta hoy,
nuestra cultura rural.

Gratitud de hijos y nietos,
por tu amor y tus desvelos,
nadie te preguntó nunca
por tus problemas y  anhelos.

Hoy queremos que tu imagen,
salga ya de la intrahistoria
y que  las redes sociales
contribuyan a tu gloria.


© Margarita Álvarez Rodríguez

  
Días, Meses, Años, Siglos: ¡Vida de la Mujer Trabajadora!



Artículo relacionado:

Homenaje a la mujer campesina


7 comentarios:

  1. Hermosas coplas Margarita, a mi me traen tantos recuerdos y alegria, que al mimso tiempo no se que hacer con esta melancolia que siento. Sigue dandome alefrias de estas.... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Antonio. Son merecedoras de nuestra gratitud. Sentir melancolía es algo muy humano, nos devuelve a otra época, tal vez a nuestra infancia, y nuestra infancia ha marcado nuestra vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa versión poética de nuestra dura realidad, tan poco reconocida ni siquiera por las propias mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego esas mujeres pasaron por la vida en silencio, pero sí fueron conscientes de que querían otra cosa para sus hijas, por eso prescindieron de nuestra ayuda para que pudiéramos estudiar y aprender a ser libres. Nunca se lo agradeceremos lo suficiente. Gracias, Luis.

      Eliminar
  4. Me encanta el relato que dedicas homenajeando a las mujeres de nuestra tierra, ya que estas dedicaron su vida en total silencio a su familia,y en muchos casos hacían de mujer y hombre de la casa ;atendían con todo cariño a los pequeños y mayores, y luego a las faenas cotidianas del trabajo.Siento un gran respeto por ellas, ya que los que nos criamos en nuestros pueblos, todo esto que aportas en el escrito, nos toca muy de cerca.
    Gracias Margarita, por recordarnos de esta forma , pasajes de nuestra vida.
    UN SALUDO MUY GRANDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aureliano. Seguro que tenemos vivencias similares y mucho respeto y admiración hacia nuestras madres y abuelas

      Eliminar

Licencia Creative Commons
La Recolusa de Mar por Margarita Alvarez se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.