miércoles, 13 de mayo de 2020

¿infringir o infligir?





Infringir significa incumplir normas, quebrantar una ley. Procede del latín infrangere. Frangere significa romper o quebrar y el prefijo in- añade un matiz direccional (hacia dentro).  De infringir proceden  las palabras infracción e infractor, dos términos con los que tenemos más contacto en la lengua coloquial y a veces en la experiencia personal, especialmente en lo que atañe al incumplimiento de las normas de tráfico. También forman parte de su familia léxica, con la misma procedencia, fragmento, fragmentar, fractura, fraccionar, que al no sufrir la influencia fonética del prefijo in- mantienen la a en la primera sílaba  del lexema (frag, frac). También  del verbo frangere proceden otras  palabras como naufragio (romper una nave), fragor, frágil. 

Infligir(se) significa causar daño o  imponer un castigo. Procede del latín infligere, donde fligere significa golpear y el prefijo in- añade  también el mismo matiz direccional (hacia dentro).  De la misma familia léxica son afligir y aflicción, con el verbo fligere precedido de la preposición ad-, y conflicto, con la preposición con- (conjunto o entre varios). La misma procedencia tiene la palabra fragelo.

Estas dos palabras, infringir e infligir,  son  parónimos, es decir, palabras que se parecen en su pronunciación y eso lleva a que a veces se confundan y se use una por otra o que se deformen ambas. Ha infringido las normas del horario de salida. Su padre le infligía duros castigos cuando era niño. Se infligió (a sí mismo) un castigo por el error cometido.

No solo se produce confusión entre la dos formas anteriores, sino que además surgen las formas híbridas:* inflingir  e  *infrigir. Ninguna de estas dos palabras existe, aunque las veamos u oigamos con cierta frecuencia, por eso  la mayoría de los libros de estilo, los diccionarios de dudas, como el Panhispánico (DPD),   instituciones como la Fundación del Español Urgente (Fundéu)  y otros dedican un apartado a la distinción entre infringir e infligir.

Los que estudiaron los antiguos textos de Bachillerato  (BUP) de F. Lázaro Carreter recordarán que  en los ejercicios de léxico se advertía sobre  esta confusión, claro que  a los catorce o quince años los bachilleres no tenían ocasión de usar estos verbos  y cuando tuvieron la ocasión  de utilizarlos quizá no tenían ya las ideas muy claras.


6 comentarios:

  1. Bueno, que decir... me ha encantado! Me he encantado y sorprendido con las familias de palabras, conocía la mayoría sí, pero cuando he leído "naufragio" -aún entendiendo- me ha supuesto un descubrimiento y me ha sorprendido gratamente.

    Estas lecciones son para imprimir, como si fueran "chuletas", y ponerlas en el diccionario. Son para leerlas varias veces y no olvidarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que esas pequeñas reflexiones puedan aportar algo a los lectores. Gracias por leerlas, valorarlas y por dejar aquí una opinión. Elevarlas a la categoría de "chuletas" es darles mucho rango.

      Eliminar
  2. Muy bueno Margarita
    Carlos Junquera

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias. Una buena aclaración.

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
La Recolusa de Mar por Margarita Alvarez se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.