domingo, 27 de febrero de 2022

La sinfonía de la PAZ

 



Mientras el cielo se teñía de color anaranjado y las nubes grises inundaban el paisaje desolado de su alma, aquella mujer buscaba un camino de esperanza y vida. Por eso, a pesar del miedo, cantaba.  Cantaba para que el niño que arrastraba de su mano no percibiera el estremecimiento de la guerra. Cantaba...

Cantaba y cantaba, porque el sonido de su canto combatía el estruendo y el terror que le producían las  bombas. Al oírla, las demás madres, desde la hilera de la huida y la soledad, se fueron uniendo a su canto. Y así, un eco unánime, del que se desprendían, y, como si fueran níveas palomas, las notas musicales, se fue extendiendo por el mundo y tiñéndolo de blanco. 

Era la sinfonía de la paz.

15 comentarios:

  1. Emocionante texto que hace reflexionar....una sinfonía por la Paz, que deberíamos cantar toda la humanidad, No a la Guerra, Si a la Paz. Gracias Margarita por éste maravilloso texto

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Faly. Escribir también es una forma de combatir contra esta guerra... Un abrazo de paz.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá esté abrazo de paz, ese canto, llegará a las mentes adormecidas y cegadas por el poder, la ignorancia y el odio. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  4. Bello, Margarita, muy sentido... Sé por los padres de mi esposo, cuánto ha sufrido Ucrania con los invasores y es doloroso ver qué el tiempo ha pasado en vano. Gracias! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocer el caso de primera mano provoca aún más sufrimiento. Un abrazo de paz.

      Eliminar
  5. Vivimos tiempos muy oscuros,ojalá encontremos alguna manera de teñirlos de blanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Los que no tenemos otra cosa usamos la palabra. Un abrazo de paz.

      Eliminar
  6. Excelente Margarita. Espero que el sucesor de Stalin se quede quieto, aunque lo dudo con la jarca que tiene detrás. Sospechábamos que las guerras ya no serían en Europa y estábamos equivocados.
    Suerte
    Carlos Junquera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mentes locas y perversas no desaparecen del mundo. A ver si la palabra vence a la guerra. Un abrazo de paz.

      Eliminar
  7. Pidamos que el mundo entero entone un canto de paz, tan alto que resuene en las conciencias y paren las guerras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se van a necesitar muchas voces y que haya oídos receptores... ¡No a las guerras!

      Eliminar
  8. Yo creia que el daño causado por la pandemia daría paso a años de tranquilidad, pero me equivoqué, no tuve en cuenta que cuando los locos tienen el poder, ni los mas bellos cantos impiden sus locuras. Muchas gracias Margarita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun así, es mejor que sigamos usando la palabra y la música que otro tipo de armas. Vivimos tiempos muy convulsos. Que no nos quiten las ansias de paz. Un abrazo, Fuencisla.

      Eliminar

Licencia Creative Commons
La Recolusa de Mar por Margarita Alvarez se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.