miércoles, 22 de junio de 2022

"Tréboles refulgentes" de Ana Ortega Romanillos

 

Género: Poesía

Editorial: Esstudio Ediciones

118 págs.




Ana Ortega Romanillos nació en  Alcolea de las Peñas (Guadalajara). Es funcionaria del ámbito sanitario, de profesión, y poeta, de vocación. La poesía forma parte para ella de la esencia del vivir. Es una autora prolífica, pues tiene en su haber once poemarios,  y una persona con muchas inquietudes culturales relacionadas con  la poesía. Organiza  y participa en recitales poéticos y pertenece a varias asociaciones culturales de España y Portugal. Parte de su obra ha sido traducida al portugués. Entre sus últimas publicaciones están Perfiles del agua, Alba desnuda, un libro de poesía mística, y la publicación que es objeto de esta reseña, Tréboles refulgentes.

Su poesía, de temas variados, es siempre una poesía de la vida: Explico las cosas de la vida,/ sus luces y sombras en mis versos.

Acercarse a este poemario de Ana Ortega es acercarse al mundo de la naturaleza y de la luz. El título, Tréboles refulgentes, ya nos sugiere de forma acertada lo que vamos a encontrar en sus versos. No sabemos si son tréboles de tres o cuatro hojas, pero sí sabemos que  su verdor refulgente, pleno de vida, arrastra nuestra mirada y nuestras emociones.  Entre esos tréboles se desnuda el alma de Ana Ortega y  se viste la nuestra  con el halo de su poesía. Ella misma lo dice: Entre tréboles refulgentes/ se desnuda la luna/ se desnuda mi alma.

Cualquier elemento que la rodea despierta su vena poética: elementos del paisaje, momentos del día, recuerdos, la luz… Y hasta otras manifestaciones artísticas como la música y la poesía. Entre los poemas hay uno dedicado a una pintora y una Oda a los pintores.

Aunque la poeta expresa  vivencias y sensaciones de la vida que se mueven entre la luz y la sombra, como las que experimentamos todos los seres humanos, lo que siente el lector de estos versos es que está ante un poemario de luz, porque la luz parece ser el eje central del mismo. Una luz que va de lo tenue a lo refulgente, pero con predominio de lo segundo, reflejado en la luz del alba, en  la luz del crepúsculo... Luz del sol, de las estrellas, pero, sobre todo, luz de la luna. La luna es uno de los ejes del poemario. Su presencia está muy repetida en sus versos.

Las noches que describe son amables y la luna  es fuente de poesía: acompaña, protege, marca el camino... Y con frecuencia aparece la luna llena: La luna llena deja su estela / de luz fugaz y transparente. Esa luna guía: Esta noche me rige la luna.  Nunca es siniestra  como tantas veces ha aparecido en la literatura, es, más bien, el contrapunto de la noche: acuna, alumbra y hasta  canta sobre los trigos o el mar.   A veces se presenta con cara melancólica. La luna alumbra por encima/ de dudas y enigmas. Y es que la luna no es solo el satélite de la Tierra, sino que en este poemario tiene un valor simbólico: La luna tiene un simbolismo / que le otorga las claves / para anunciar loas de aurora. Incluso hay  un poema que se titula Imagen de la luna,  una imagen que la seduce con  su estela, en sinfonía y sueño / de eternidad. La luna, pues, es capaz de crear  tanta belleza que parece que hace detenerse el tiempo cuando se refleja en  los manantiales y acentúa el brillo del agua.

A lado de la luna, el sol y las estrellas; el sol anaranjado de los ocasos y el dorado de  los otoños:  Vuelvo a mi huerto de sol y agua/ a la hora del sol naranja. Y hasta la escarcha es luz de cristal.  La luz se impone a la oscuridad incluso en poemas que hablan de  la muerte o de algo que lleva en su esencia ser lugar oscuro como una cueva. Allí, en su boca, también está la luz.  El alma de la poeta se funde constantemente con esa luz. La obra, en su conjunto, es como un manantial de luces, que brillan en cualquier lugar de la naturaleza, que la siembran de verdores  y la hacen más refulgente. Y es que la naturaleza es otro elemento esencial. Sol, agua viento, luna, estrellas/ traen frutos y rosas, escribe Ana Ortega. Dentro de ella tiene una presencia especial el agua. El agua del río a la que se asoma de forma solitaria para sentir el silencio, para escuchar el rumor del agua. Uno de sus poemas se titula, precisamente, Habla el agua.   

También el mar: La luz del mar acrecienta mi verso, está presente en muchos versos y con él las mareas que cobran un valor simbólico, pues parecen  marcar el movimiento de la vida humana. Desde el fondo del mar  le llegan los poemas:  El mar es un lienzo,/ en medio de todos/ los latidos del tiempo. La contemplación del mar y de la luz generan momentos de tranquilidad y belleza, y quizá de una cierta espiritualidad. Pero no es solo el agua de los  ríos o del mar, hay en sus versos agua de  fuentes, de estanques, de lagos, de arroyos, de lluvia… Siempre es  agua clara que añade pinceladas de luz.   La montaña es asimismo un lugar de luz. Y hasta el monte, desde el que la autora presta su voz a la palabra poética.

Como estamos ante una naturaleza viva, luminosa y colorista, no faltan las referencias a  las flores, flores que la seducen  y  que tienen para ella el color del alma: Siento la llamada flamígera de las flores… En sus poemas aparecen también el arcoíris, los pájaros (gaviotas, cigüeñas, rabilargos…): Viejo árbol, viejo río / vieja estirpe del pájaro. Es una naturaleza  llena de colores y sonidos, naturaleza personificada que canta, que danza y que toma a veces la imagen del campo castellano, con sus trigales,  encinares,  zarzales… Una naturaleza que habla y ante la que solo hay que poner el oído para captar su poesía. Eso hace Ana Ortega Romanillos, poema a poema.

El amor es  acompañante necesario para la percepción de las sensaciones que emanan de la naturaleza. La poeta lo espera apostrofándolo: Sentada al borde del muelle/ te espero. O le comunica lo que siente: Avivas las brasas de mi estío. Se dirige siempre a él en segunda persona rogando su presencia. Con frecuencia ese amor o la persona amada se funden de tal manera con los elementos naturales que hacen que el amor se convierte en algo cósmico que nos recuerda los poemas amorosos de Pablo Neruda o aquella famosa rima X de Bécquer: “Los invisibles átomos del aire / en derredor palpitan y  se inflaman… ¡Es el amor que pasa!”.  Como Bécquer,  la poeta habla a veces de átomos… El amor es calor,  fuego. Precisamente un poema de amor titulado Contigo cierra el poemario: Contigo tomaron vida/ los besos de mi boca/ contigo he sentido/ el crisol de la pasión/ y desnudé mi corazón…

En ese mundo natural  hay muchas referencias a las estaciones. La estación más evocada es  del otoño, estación en la que nació la autora,  con su dorada nostalgia.  Es tiempo de sueños: soñando otoños, y además su otoño es época de dones (referencia a la vendimia), que infunde fuerza, que trae virtudes. Pero también aparecen las demás estaciones: Crepitan veranos, crujen inviernos. Hay un poema específico dedicado a las Cuatro estaciones, en que usa estas imágenes:  En otoño lloran los árbolesCon la nieve sollozan los crepúsculos en inviernoEn la primavera la luz empuja evasionesEn verano una sed de mar acelera/ el calendario… 

Podemos sentir también distintos momentos del día, especialmente, el alba y el ocaso, con su luz peculiar. En esa naturaleza refulgente la autora busca el  sosiego y la palabra poética: Vuelvo donde crecen los tréboles refulgentes./ A mi ribera, a escuchar la sinfonía esencial de agua,/ a la cima indescifrable del tiempo. Y esa cima puede ser, por ejemplo,  su huerto de sol y agua: En mi huerto habita el silencio,/ el tiempo, un  clamor vegetal.

Otro tema nuclear del poemario, aunque va intrínsecamente unido a la luz y a la naturaleza, es el tema de los sueños, que, en realidad, es una forma de evocar el pasado.  Son sueños ancestrales: Siento un resplandor antiguo/ donde nacen los ríos/ que me convoca al pasado. Las experiencias vividas en su pasado rural aparecen una y otra vez en las casas antiguas de los pueblos, que algunos ya no recuerdan,  en los trabajos rurales de otra época, en las personas que ya se han ido…

Hay recuerdos de infancia fundidos con paisajes del pueblo que la vio nacer: He subido al monte/ trenzando recuerdos/ por los espacios verdes… Aparecen  sensaciones vividas en ese pasado con la persona amada, situadas con frecuencia al borde del mar y mecidas por las olas. Evoca a los antepasados muertos  a la sombra del ciprés. Entre esas personas  ausentes está su madre a la que dedica un bellísimo poema del que recojo la primera estrofa: Pariste, madre, con luces de luna./ Bebiste agua de manantial/ te saciaste de desamparos,/ creciste entre sombras /limando espacios. Asimismo evoca la figura de su padre. Y los paisajes o lugares significativos de los caminos antiguos que permanecen en la memoria de la autora sugieren la intrahistoria de ese paisaje, la presencia de esos seres que no entran en los libros de historia, pero que la hacen con su vivir,  como decía Unamuno. Intrahistoria se refleja, por ejemplo, en el molino de aquel  río que siente suyo, en unas manos que hilaban y  tejían en la noche del tiempo o  en esos  caminos nebulosos por los que se mueve la autora a los acordes de la luna. Caminos por los que pasa la vida, la muerte, la gente.

La voz de la memoria, que Ana Ortega escucha con oído atento,  se entrevera  con frecuencia en los versos de este poemario. Además de su pueblo natal, Alcolea de las Peñas, del que conocemos las peñas, los trigales, los encinares, las noches estrelladas, la miel… en los poemas se evocan otros lugares:   Lisboa, pueblos interiores y costeros de España y Portugal, países lejanos como Madagascar,  tierra de pujanza y de pasión. Lugares mayores y lugares menores, todos quedan traspasados por la palabra poética.

Desde el punto de vista formal, llama la atención la gran maestría que muestra la poeta para captar las sensaciones, para mezclarlas unas con otras o para fundir las sensaciones  con los sentimientos. Es lo que, en términos de estilo, llamamos la sinestesia. Esta figura retórica es muy usada por la autora. Constantemente mezcla sensaciones que captamos por distintos sentidos: Bebes la noche, escucho las olas/ desde las sábanas frías.  El sol alcanza tibieza.  Voz melosa. Suave olor.  Se nutren de aromas y cantos. La lava de tus labios. Horizonte de silencios. La música de las flores. En este último caso se mezclan  sensaciones auditivas, olfativas y visuales. Son solo algunos ejemplos de los muchos que aparecen en los poemas.

Sus versos son un auténtico  mosaico de sensaciones que nos acarician los  sentidos.  La vista: los tréboles refulgentes… El tacto: las manos hilanderas… Los sonidos: la sangre ante la muerte brama… El olfato: vagan aromas… (uno de los poemas se titula, precisamente, Fragancias). El gusto: la evocación de la vendimia o  la recogida de moras.  La plasticidad conseguida es  muy llamativa: Entre hilos azules desgrana una tormenta/ cantos de luz y truenos.

Es frecuente también el uso de la personificación de los elementos del paisaje con los que a veces entabla una especie de diálogo: Duerme el ciprés. Canta la luna en la noche. Colores otoñales danzaban en la casa hecha himno. Hay, además, una  gran riqueza de imágenes,  especialmente,  metáforas y símbolos: Silencios de barro. Perfilas el coral de las bocas. Entre los símbolos, el más significativo es la luna, al que hay que añadir los caminos, las mareas, los sueños, las manos que trazan rumbos / de altos sueños. Y también juega un papel poético importante la paradoja.

En cuanto a la estructura métrica, la autora utiliza los versos libres, con poca presencia de rimas. Para conseguir el ritmo poético mezcla distintas medidas y usa con frecuencia  paralelismos sintácticos. Reproduzco el poema Después del incendio donde se ve la presencia del paralelismo, la rima asonante en pares, la recreación de sensaciones (el canto… es ceniciento), el dolor de la naturaleza y de la gente…

Después del incendio quedan pavesas

en los campos y silencio negro.

Después del incendio sucumbe la vida,

el canto de la naturaleza es ceniciento.

Después del incendio solo quedan pesares,

carencias y duelo.

En conclusión, la contemplación  de su entorno, en el presente o en el pasado,  (La génesis de mi poesía está/ en el pasado y  en mi melancolía)  hace elevarse a la autora a mundos de ensueños,  a un mundo poético en el que consigue atrapar al lector. Consigue emocionar y, en ocasiones elevarnos  a reflexiones metafísicas, siempre desde la belleza poética. Es la vida humana lo que está presente en  sus versos, una vida de sentimientos, sensaciones y reflexiones,  una vida de encuentros, de huidas, de sueños, de desengaños… Y aunque alguna vez se siente como un arrecife lleno de aristas,  incluso, en ese arrecife, Ana Ortega Romanillos pone luz, pues en la noche de la vida que refleja no deja de alumbrar la luna.

Estamos, pues, ante versos de vida, versos de colores, versos de luz. Un poemario que no nos deja indiferentes y que tiene un título especialmente adecuado, pues  sus versos esconden muchos Tréboles refulgentes.

Margarita Álvarez Rodríguez, filóloga,  profesora y escritora




sábado, 11 de junio de 2022

Lorenzo y Catalina

 




El sol y la luna riñeron,

perdieron las amistades,

el sol por andar de día

y la luna por la tarde.


No querían lucir juntos

por envidia y vanidades,

pero se cruzan a veces

cuando decae la tarde.


El ocaso tiende un manto

de terciopelo dorado,

cosido con finos hilos

de arreboles adornado.


El sol se duerme tranquilo

con sueño de amaneceres,

esperando nuevas albas

que con la luz lo despierten.


Y deja paso a la noche,

el reino de Catalina,

que con su cuarto creciente

nos dedica una sonrisa.


Ella reina por la noche,

entre fiestas y verbenas,

y se adorna con diamantes

y viste con lentejuelas.


Pero cuando llega el día,

rauda se baja del trono,

que Lorenzo es más potente:

¡no quiere sufrir desdoro!


El sol se adueña del cielo,

con su corona brillante,

con sus rayos refulgentes,

y su reluciente traje.


Ocasos y amaneceres,

peleas de sol y luna,

que se cambian los papeles

para que el cielo reluzca.


Margarita Álvarez Rodríguez

La primera estrofa es una copla popular recogida en Paladín (León).


Ocaso madrileño del 11 de junio de 2022

 

 


 

 

miércoles, 8 de junio de 2022

"Entre el jueves y la noche", de Manuel Ramos López

 




Género: Poesía

Editorial Ringorango

89 págs.


Despierta. / No puede permanecer/ viva  la muerte.


Es una alegría para mí escribir esta  reseña sobre el primer poemario de Manuel Ramos López. Manolo o Lolo (así le llamamos cariñosamente los que lo conocemos) es un joven sacerdote salesiano, que fue alumno mío,  cuando estudiaba Bachillerato. Fue un niño y un adolescente  fuera de lo ordinario. Desde niño tenía clara su vocación religiosa y hacía gala de ella. Fue un alumno  querido y respetado por sus compañeros y profesores, siempre dispuesto a colaborar en cuantas actividades didácticas o pastorales se realizaran. Una de esas actividades era el recital de poesía que,  después de larga preparación, organizaba yo al final de cada curso escolar. Manolo participó en él varios cursos, incluso antes de ser alumno mío, por el interés mostrado en ello. Recuerdo cómo recitaba y se metía en la piel y en los sentimientos del poeta que se le hubiera asignado.  Lo recuerdo recitando el famoso soneto No me mueve mi Dios para quererte, el poema   Un loco de Antonio Machado y algunos más. La asignación de los textos objeto de recitación tenía un porqué y esos textos le cuadraban bien a él. Años más tarde, con emoción, asistí a su ordenación sacerdotal.

En los  años de su adolescencia Manolo Ramos comenzó a escribir poesía. Una selección de los poemas que ha escrito  desde entonces forman este primer poemario, Entre el jueves y la noche, publicado recientemente. Tuve el honor de que me invitara a recitar algunos de sus poemas en la reciente presentación en Madrid, en el que fue su   colegio, como alumno, y el mío, como profesora. Y mientras recitaba sus versos veía  la pasión del  autor reflejada en ellos.

El poemario está prologado por  Santiago García Mourelo, que  habla, entre otros aspectos,  del simbolismo bíblico del número cuarenta “siempre vinculado a un tiempo de búsqueda”. Y es que cuarenta son los textos del poemario. Los poemas aparecen numerados, sin título, aunque, en muchos de ellos, la reiteración de una palabra o una construcción sintáctica podrían  servir de título perfectamente.

En la  introducción, el  autor del libro muestra su atracción por la poesía de Unamuno y asegura que   “la poesía  (de Unamuno) es un vehículo de su búsqueda de Dios”.  El poemario se inicia con un recuerdo de aquella famosa lira de Noche oscura del alma   de san Juan de la Cruz: “En la noche dichosa/ en secreto que nadie me veía/ ni yo miraba cosa/ sin otra luz y guía / sino la que en el corazón ardía”. Y, posteriormente, recoge otra del mismo poema. Y es que, como el poeta místico, Manolo Ramos va consiguiendo que la noche oscura se convierta en guía y se muestre más amable que la alborada cuando el Amado (Dios) y la Amada (el alma) se encuentran y se funden.

Los poemas de este poemario  nos acercan a la realidad vital de cada uno de nosotros. Todos perseguimos deseos, nos hacemos preguntas, vivimos ausencias, sentimos miedos…  El poemario gira en torno a la noche, la noche como momento del día y, sobre todo,  la noche como símbolo. La noche está presente  de forma directa o indirecta en la mayoría  de sus textos. Como sabemos, es un simbolismo muy  repetido en la literatura. La noche y la oscuridad son símbolos del miedo, del desconcierto, de la soledad, de la muerte… Para los místicos fueron, además, símbolo del pecado, de las tinieblas que envuelven el alma.  Aunque es verdad que aquellos místicos del Siglo de Oro, en sus éxtasis, eran capaces de trascender a esa noche y convertirla en luz, mediante la fe y el amor. Así, de la noche oscura san Juan de la Cruz pasa a la noche dichosa iluminada por la luz que “en el corazón ardía”.

En Entre el jueves y la noche, la noche avanza desafiante frente a nosotros y convoca a la muerte. Sentimos que nos amenaza, que nos envuelve con la niebla del desconcierto… Y lo peor de esa noche es siempre la soledad y la incertidumbre, las preguntas sin respuesta,  las preguntas ensanchadas que se agrandan en la oscuridad. Sin embargo, en algún poema, esa noche, que avanza amenazante, es detenida por el muro de la esperanza y al final    queda destinada al olvido, porque somos seres nacidos de la LUZ / hijos del día. Esa noche,  como la de los místicos,  nos permite atisbar la luz, y la sombra termina sucumbiendo  y alumbrando esos senderos sedientos de luz. Y eso hace constantemente el autor: persigue la luz, desea beber llamas / para sentir calor  o abrir las flores para encontrar una nueva y luminosa primavera. En ese recorrido hacia la luz, esta se presenta a veces tan intensa que produce un efecto paradójico, pues ciega y devuelve a la noche. Este hecho  produce un sufrimiento añadido del que se queja el poeta, por ello  llega a exclamar en una imprecación dirigida a ella:  ¡Nos ciegas!

Este poemario  refleja, pues,  el desconcierto y sufrimiento que el poeta vive para transitar por la senda que va de la noche a la luz. Con frecuencia todos esos sinsabores causan  dolor, dolor psicológico que se expresa también como dolor físico. Por ello, el camino es cruento y el  caminante sufre desgarros anímicos que le hacen sentirse lacerado físicamente. En esa búsqueda de la luz se siente un peregrino que quiere ascender a las cumbres: Peregrino / subir a   tus cimas / ser alimentado por ellas, /poder vivir, /seguir, de ese modo existiendo. A ese peregrino le resulta  difícil ver la senda que lo conduzca seguro a la meta, al Otro, a ese Amor trascendente,  que es como  flor de terciopelo. Pero ese terciopelo, a pesar de su suavidad,   no siempre ejerce el papel de brújula de la vida, como nosotros esperamos,  pues, aunque sea amor, resulta  deslumbrante y cegador. Además,  a ese peregrino el polvo del camino / se agarra a cada paso. 

Este peregrino es situado  también en algún poema al borde de un mar embravecido que lo golpea, que parece conducirlo hacia el abismo  y que le hace perder el norte. Y, al final, termina destruido: Arrojado. / Ahogado. / Devorado. Por ello apostrofa a  ese mar tempestuoso que  nos inundas  / y naufragas / en preguntas.

Frente a la noche que nos rodea, nos aprisiona, nos desconcierta e, incluso, nos amedrenta,   el autor propone  adoptar  a veces la actitud de la locura fingida. En su poemario hay una referencia al loco literario por antonomasia, a ese loco cuya locura consistía en hacer el bien ayudando a menesterosos y menesterosas y actuando por amor.  A ello hace referencia  el poema X, que, por su brevedad, reproduzco íntegro: Me subí a Rocinante /  y, después del primer gigante,  después del molino, a la derecha / descendí hasta Sancho / para ansiar / con premura y tesón, / con pasión/ volver a estar loco. Como vemos, desciende hacia Sancho, pero pronto retoma el vuelo de la locura quijotesca.

Son frecuentes, también, las referencias al tiempo, que  aprisiona al ser humano y le añade angustia al vivir.  Un tiempo detenido en las manecillas del reloj que amordaza a la noche y no la deja avanzar hacia la luz del alba, hecho que acentúa la angustia de quien espera ansioso la llegada de la luz del nuevo día.   La angustia existencial se esconde entre muchos versos del poemario y hace al autor gritar: ¡Nada!  La referencia a la nada aparece en varios poemas. Una de las causas de esa angustia es el silencio, la falta de respuesta, a pesar de ser un silencio sonoro que desgarra nuestros tímpanos y que  nos produce una inquietud  que no nos  deja vivir.  Es como el grito de una ausencia que provoca el dolor que emana  de la soledad: Rebozados de silencio / aullamos pidiendo luz.

Es evidente que la presencia de la trascendencia religiosa es constante en los poemas de Manolo Ramos. Ese Amor al Otro que  siempre ha estado presente en su  proyecto vital. Un amor que busca  con pasión por los vericuetos de la vida, que no siempre es visible en los recodos del camino, pero, a pesar de ello,  el autor está dispuesto a persistir  en esa tarea de búsqueda y de encuentro   de la PALABRA que da VIDA. Es más, quiere, a través de su tarea sacerdotal y docente, ser esa Palabra de Vida, aunque para ello tenga que sentirse a veces “desnortado” como  Antonio Machado: “Pobre hombre en sueños, / siempre buscando a Dios entre la niebla”.

En los  cuatro  poemas finales es más  perceptible la presencia de la luz. Aparece una blanca rosa que anuncia  una Pascua y que es un grito de VIDA. Es el momento en que Amor  se acerca  al poeta  y este siente la alegría descorchada y compartida.

Los dos últimos poemas los dedica al jueves, que cobra un sentido simbólico, tomado de una experiencia de su vida. Como explica en la introducción, y reiteró en la presentación, el jueves fue un día maldito el año pasado, porque era un día "vacío de hogar",   un día de descanso, de paz, de ausencias. En la actualidad, en cambio,  se ha convertido para él en el día más dedicado a los demás. Es un día de presencia y de amor desbordante.  “El jueves es una balsa en medio de toda tormenta, una luz en medio de tanta noche. Un respiro, un ENCUENTRO”, asegura.  Un  día de amor siempre nuevo y aflorado. Después de tanto esfuerzo y tanta esperanza de luz, cierra el último poema con estos versos: Ahora ardes,/ con una luz siempre nueva./ Completamente jueves/ ardiente fuego de rostros, / que en el paso de los segundos y horas/ de espera, / las ascuas del amor/ nacen a una nueva esperanza. El jueves es el símbolo de la luz, de la presencia de los demás entre los entresijos de la noche y su abrazo. 

Dada la clara presencia religiosa  en los versos del poemario, la búsqueda de ese Amor con mayúsculas entre la zozobra y el desconcierto de una noche que se va acercando poco a poco a la luz de la Pascua y el uso de algunos símbolos, como la noche, el fuego y la luz, podríamos pensar que estamos ante poesía mística al modo de san Juan de la Cruz. También coincide con él en el uso abundante de la paradoja. Sin embargo, Manolo Ramos no es un místico y su camino hacia el Otro no parte de ningún éxtasis, más bien al contrario, él tiene los pies asentados en el mundo que le ha tocado vivir y su mirada puesta en las necesidades de las personas que lo rodean. Incluso en esa aparente soledad, su camino no es escondido ni transita por sendas secretas, pues su poesía está llena de presencias latentes (de paisaje y paisanaje) y de ausencias, también presentes.  Manolo siempre ha sido una persona comprometida con el mundo que le rodea, con la causa de los más necesitados, con la juventud y sus problemas y aspiraciones,  con un talante próximo al de aquel cervantino  desfacedor de entuertos que ya había ensayado con éxito san Juan Bosco, el fundador de la Orden Salesiana.  Su espíritu inquieto, su estar siempre disponible, su alegría tienen poco que ver con aquellos poetas místicos.   Por eso, cuando vislumbra el auténtico Amor comparte su alegría, la transforma en  pan compartido: Nuestras manos/ transformadas en hogazas/  partidas y repartidas. 

Comparte y reparte sentimientos vitales con los que la mayoría de los lectores nos podemos  identificar, pues, a fin de cuentas, el poemario nos sitúa a todos  con él en el camino de la búsqueda de la felicidad, camino lleno de abrojos, pero que es la esencia del vivir.  De la soledad de la noche a la esperanza, en un amor que, como el de don Quijote, le  haga inclinarse a hacer el bien en una vida sacerdotal   de compromiso y entrega: “Dios me ama y me quiere para otros”. Más cerca, pues, de Fray Luis de León que de san Juan de la Cruz.

Desde el punto de vista formal, los poemas del libro son de  poca extensión (la mayoría no sobrepasan una página) y están escritos en versos libres, con claro predominio de los versos de arte menor y con escasas rimas. Para conseguir el ritmo poético usa con frecuencia los paralelismos sintácticos y los encabalgamientos. Algunos de los textos podrían situarse entre el poema lírico y el poema relato, pero todos destilan pasión.  Desde el punto de vista estilístico, llama la atención la escasa presencia de adjetivos calificativos, de forma que queda la palabra poética reducida a lo esencial. Sin embargo, sí hay presencia abundante de recursos retóricos. El uso del simbolismo es muy abundante en todo el poemario, como ya he apuntado: la noche, la luz, el peregrino,  el camino, la brújula… Usa con frecuencia apóstrofes, que parten  de personificaciones previas, y el estilo es especialmente rico en lo referido a la metáfora y la sinestesia. Aparecen metáforas muy expresivas: las fauces del tiempo,   mi garganta es un desierto, abrazado al vacío del sonido…

Sin embargo, lo que más llama la atención, desde el punto de vista expresivo, es el uso de la paradoja, que se convierte así en un símbolo de la vida humana, que es una vida de contradicción y de pelea. Su ardor / hiela mi esperanza. Susurro que ensordece. El canto del silencio / se apaga.  Luz cegadora  / que desbordante, / apagas nuestros ojos. Es frecuente que una la paradoja a la sinestesia, a través de una mezcla de sensaciones captadas por distintos sentidos o de la mezcla de sensaciones y sentimientos: Dolor en pentagrama. Con esta mezcla consigue que los versos ganen en plasticidad y que el lector tenga a la vez una percepción mental, sensorial y vivencial de los versos:   Largo invierno / susurrador de fuegos / helándonos la esperanza. Esbozado en el silencio / de tu sinfonía. El autor introduce en el poemario la intertextualidad con la reproducción de versos de otros poetas: san Juan de la Cruz, Octavio Paz, Ángel González, Joaquín Sabina…

También llama la  atención el léxico que va en consonancia con las vivencias reflejadas. Además del  relacionado con la oscuridad y la luz, abundan las palabras  que “hieren” en el cuerpo o en el alma: lacerar, latigazos, tempestad, zozobra, zarpazo,  prisión, amenaza, herida,  sed, soledad Y, especialmente, muerte y nada.

Algunos poemas están acompañados con las bellas ilustraciones de Elia Antonio Benavides  y Mireya Esteban Martín.

Ojalá encontremos todas las personas esa luz que busca el poeta que nos saque de la duda y el miedo, aunque quizá la vida humana sea eso: un caminar en las tinieblas en pos de la luz y sentirnos cegados por ella cuando nos sale al paso. Y mientras hacemos el camino podemos manifestar nuestras vivencias  por escrito como lo ha hecho Manolo, porque afirma que escribir es mi arma  / contra la duda y el miedo, es como un grito en el silencio / como un beso en el aire. Un beso en el aire, ¡qué hermosa imagen!

¿Qué más puede pedir una profesora de Lengua y Literatura, muy amante de la poesía, que  tener la oportunidad  de escribir una reseña sobre un poemario de un alumno?  Escribir lo anterior, por un rato me ha hecho feliz (y ya no es el primer poeta salido de  aquellas clases y recitales).

Para finalizar, solo me queda felicitar a Manuel Ramos López, nuestro Manolo,  por sacar a la luz estos versos de un cuaderno azul arrinconado en un cajón, donde, a buen  seguro,  moran más.  Aquí quedamos esperando esos nuevos poemas, porque, como decía Miguel Hernández, “el pueblo espera a los poetas con la oreja y el alma tendidas al pie de cada siglo”.

Y se hizo la luz,

recordando el Amor puesto

en todas las cosas.


Miembros de la mesa de presentación del libro


  Manolo con dos de sus profesoras de Lengua (Blanca y Margarita)  en Santo Domingo Savio 

Margarita Álvarez Rodríguez,  filóloga y profesora de Lengua y Literatura

miércoles, 11 de mayo de 2022

¿Destituir o sustituir?

 


Ya no es la primera vez que escribo sobre el “arte” de subvertir o alambicar el lenguaje por parte de los políticos. En las últimas horas hemos visto cómo, para justificar la renovación de un cargo político, en la persona de la antigua directora del CNI,  han querido alterar los significados de los verbos sustituir y destituir. Los responsables de la destitución se han esforzado en los medios de comunicación en justificar el cambio asegurando que la persona citada no había sido destituida, sino, “sustituida”. Dos verbos que tienen en común parte de su forma gramatical, pero que no tienen el mismo significado,  por lo que no es baladí la sustitución de uno por otro buscando la   justificación política de un hecho.


Se sustituye, por ejemplo, una bisagra por otra, porque se ha estropeado,  o una bombilla,  que se ha fundido, pero se destituye a una persona que ostenta un  cargo público. Según la RAE, destituir es  “separar a alguien del cargo que ejerce”, mientras sustituir es  “poner a alguien  o algo en lugar de otra cosa” u “ocupar el lugar de otra persona”, que ya no ocupa ese lugar. La presidenta anterior del CNI ha sido, pues, destituida y, una vez que se ha realizado esa acción, ha sido sustituida por la directora actual. Nadie puede sustituir en un cargo  a otra persona si quien lo ostentaba antes no ha sido destituido o ha dimitido o cesado a petición propia.


Está claro que ese “baile” entre los dos verbos y el interés en que no aparezca la palabra destitución, unida a  esa noticia tiene claramente una motivación política. Destituir, por el prefijo des- con que comienza la palabra, indica privación y tiene connotaciones peyorativas. Y, por otro lado,  sería contrario al sentido común de la mayoría de los ciudadanos destituir a alguien si, según quien la destituye, ha realizado su trabajo de forma correcta. Es evidente que la insistencia en el uso de la palabra sustituir que usaron varias personas del Gobierno para justificar el cambio  tiene otra intención, pero  no me atrevo a aventurar  cuál es la motivación última ni tampoco  es el cometido de este artículo que  pretende ser una mera reflexión  lingüística.


Lo que  es  un hecho cierto es que en el BOE del día 11 de mayo de 2022 (RD 351/2022)  en lo referido al Ministerio de Defensa, apartado de ceses, se dice lo siguiente: “A propuesta de la ministra de Defensa (…) vengo a disponer el cese de doña Paz Esteban…” Y el cese está firmado por  el Rey (Felipe R.) y la propia  ministra de Defensa. Ministra que, veinticuatro horas antes, realizaba malabarismos lingüísticos para defender que no era una destitución, sino una sustitución.


El verbo cesar se viene usando, como verbo transitivo, sinónimo del verbo destituir, en el lenguaje político y periodístico, en el sentido de expulsar a alguien de su cargo.  En su origen era un verbo intransitivo y su significado original era sinónimo de “dimitir” (véase el Diccionario Panhispánico de dudas), o sea,  dejar de desempeñar un cargo por iniciativa   propia o por imperativo legal, pero no porque a la persona “la cesen”, significado que ha adquirido en el lenguaje político actual.  Algunos ejemplos del uso intransitivo que se consideraba recomendable en la lengua culta: Cesó la directora y nombraron a otra. A menudo se usa seguido de la preposición en: Cesaré en mi cargo, a final de año. O  de como: Cesaré como directora, a final de año. Sin embargo, dado que se ha generalizado el uso transitivo como sinónimo de destituir, la RAE recoge en su 4ª acepción el significado de “destituir o deponer a alguien del cargo que ejerce”.


Como en el caso aludido sabemos  que la persona afectada por la destitución/sustitución no cesó o dimitió voluntariamente, es palmario que fue destituida o cesada (sinónimo, en este caso, de destituida o depuesta) contra su voluntad, tal y como recoge el BOE.


Me irrita sobremanera que  la lengua se use  a menudo para tratar de disfrazar la realidad y, lo que es peor, para tratar de  embaucar a los ciudadanos.  Y, más aún, que se persista en esa actitud cuando  el político o política de turno (de cualquier formación política, pues en ello no hay diferencia) es afeado por el uso torticero que hace del idioma. La lengua es, sin duda, una de las armas más potentes de la demagogia (de demos,  pueblo  y agein (ago), conducir).


¿Qué culpa tendrá el idioma de que lo maltraten tanto en la rēs pūblica para tratar de obtener  alguna rentabilidad non sancta, hecho que va claramente en contra  del respeto que merece  la ciudadanía y de la claridad de la que, paradójicamente, alardean nuestros políticos?


Es mera interrogación retórica… El idioma no es culpable de nada, es una víctima de la manipulación.

domingo, 1 de mayo de 2022

A lo grande (en abundancia y excelencia)


       



El siguiente artículo aparece publicado en el número 89, del mes de mayo de 2022, de la revista universitaria Nueva Etapa, fundada en 1898, del Real Colegio Universitario María Cristina (UCM).

¿Somos exagerados los españoles? Tal vez lo seamos, dada la gran cantidad  de expresiones que existen en nuestra lengua común  para referirnos a la abundancia, tanto en lo relativo a la cantidad como a la excelencia. Es evidente que contamos con palabras y expresiones para parar un tren, aunque sería difícil verlas juntas como un obstáculo en las vías. Quizá tengamos un carácter hiperbólico, y eso se lo hayamos trasladado al idioma. Y no solo en la lengua se refleja este hecho, sino también en otras manifestaciones culturales como los chistes.  

Una de las formas más simples de indicar una cualidad en un nivel  elevado es mediante el uso del grado superlativo aplicado al adjetivo y a algunos adverbios o con el uso de sufijos aumentativos.    Todas las lenguas tienen formas diversas de formar el superlativo para indicar la cualidad de grande. El español ha usado tradicionalmente el   sufijo -ísimo, en adjetivos y adverbios: grandísimo, tardísimo. También los adverbios de cantidad muy (superlativo absoluto) y más (precedido de artículo, en el superlativo relativo) antepuestos al adjetivo: muy grande o   el más grande de la clase.  Incluso podemos usar un adverbio  antepuesto a un adjetivo: tremendamente listo, increíblemente tonta. El tamaño  grande lo podemos marcar  con los sufijos aumentativos   -ón, -ote, en adjetivos y sustantivos: sosón, librote. También nos sirven para aumentar los  sufijos  ado/ada o –azo/aza: bolsada, sueldazo, que conviven con otros más largos y modernos: casoplón.

Nuestra lengua también cuenta con una serie de prefijos que indican la idea de grande: re-, requete-, archi-, extra-: relimpio, requetebueno, archimillonario, extrafino. En los últimos años un prefijo (para añadir al adjetivo o al adverbio) ha ido sustituyendo de forma muy generalizada a los prefijos y sufijos citados.  Comenzó siendo algo propio del lenguaje juvenil y ha conseguido ir extendiéndose al resto de los hablantes. Se trata del prefijo super-. Así, la variedad de formas con las que se podía expresar la cualidad superlativa  se elimina, pues todo lo grande va precedido de un  super: superlimpio, superbueno, supermillonario, superfino Y ya comienza a ser  supertarde para cambiar esa moda lingüística. Otro sufijo actual para indicar la idea de grande,   muy activo en el lenguaje juvenil, es –aco, -aca: fiestaca.  Y la palabra mazo a modo de prefijo, aunque formalmente no lo sea: es mazo listo. Los jóvenes también usan con frecuencia el prefijo mega-. En algunas ocasiones unen unos cuantos prefijos para llevar la exageración al infinito: hipersupermegalisto. No cabe ya mayor exageración. A mazo se ha añadido, en el argot juvenil y como intensificador, puto, que puede acompañar a adjetivos, sustantivos o verbos: me da puto yuyu, me puto fastidia…

En español  existen adjetivos que expresan de forma precisa el concepto de grande. De lo grande y lo bueno podemos decir que es grandioso, colosal, formidable, imponente, morrocotudo, macanudo, pistonudo cojonudo, extraordinario… También óptimo, superior, máximo y supremo.

La época de la “modernidad líquida” ha puesto de moda  algunos adjetivos que sorprenden por el cambio semántico que están adquiriendo. Son palabras que tienen relación con la violencia. Ahora se habla tranquilamente de que alguien  tiene un optimismo bestial o un  encanto brutal.  Bien mirado no debería ser esa una persona con la que quisiéramos entablar amistad por su optimismo o por su encanto. Tampoco con esa que sabe una  burrada, pues parece que su sabiduría fuera asnal.




A mogollón (y con preposición)

Además de las formas de creación de superlativos y aumentativos, atesoramos en el idioma expresiones a rodo a porrillo   para ponderar    cualquier cosa a lo grande. Muchas de ellas   comienzan por la  preposición a. Lo vemos, por ejemplo, en lo referido al elemento esencial de la vida, el agua, que, cuando es generosa,   mana a borbotones, sale a chorros  y corre a raudales, con fuerza y rapidez. Para  la idea de confusión y  de abundancia usamos la expresión a barullo.  Del mundo del trabajo  hemos introducido  en el idioma   las  expresiones a destajo y también a punta pala. Del comercio nos han llegado al por mayor y  a granel. Relacionada con lo militar existe la expresión ir  (o entrar) a degüello, que habla de hacer gran daño en lo físico (degollar) o en lo moral. De ese ámbito procede también  a mansalva (a mano salva, sin daño), que hoy se usa más con el significado de  abundancia. Además, usamos dos expresiones curiosas por su  sonoridad. Una es la francesa a gogó, que indica la falta de límite, y otra,  a tutiplén.  Esta expresión puede derivar de las palabras latinas totus  plenus o, tal vez, y siguiendo a Corominas, de la deformación de la expresión catalana tot  ple.

En el lenguaje de lo extraordinario también  proliferan las expresiones que comienzan por la preposición de. Podemos elegir el mundo de la fantasía  para decir de algo que  es de cine, de película, de ensueño, de fábula. O el  mundo de la elegancia para calificar  algo como  de lujo o de postín.  En este ambiente  hay personas que presumen   de lo lindo. Si hablamos de la excelencia de una persona en lo físico y psicológico, decimos que es alguien de bandera, de pro o de lo más.  Y lo que debería producirnos inquietud, como el miedo o la muerte, precedidos de la preposición de, se convierten, curiosamente, en algo apetecible: estar de miedo, estar de muerte. Incluso, para exagerar en grado notable, tampoco nos olvidamos del demonio: hace un frío del demonio, tiene una cantidad de dinero del demonio…  Los bigotes y las narices también sirven para indicar el tamaño generoso de algo que es de bigotes o de narices. Además, determinadas medidas de peso nos pueden  resultar útiles para ponderar cosas o hechos que son de a kilo o de los que entran pocos en un quintal.

Algunos de los modismos que se inician  con la  preposición de pueden estar relacionados con el deporte y con el juego: de primera, de campeonato, de primer orden, de órdago, de los que hacen época… Sin olvidarnos del partido o la boda  del siglo. Y quien triunfa por ser magnífico en algo es un as. Y seguimos ponderando con expresiones como de la leche, del copón,  de aquí te espero, de aúpa, de caballo, de coña… Sin olvidar el debuten o dabuten que  en el lenguaje juvenil adoptan la forma dabuti. No aparece en los diccionarios usuales, pero sí aparece en el Diccionario de la Lengua Española (RAE) buten, que procede del caló “buten” y que significa  excelente, de gran calidad. 

A diestro y siniestro

Si miramos a nuestro alrededor vemos que los utensilios domésticos también tienen  su hueco en las expresiones hiperbólicas.  Así contamos con un porrón de, porrón que sirve  para casi todo menos para beber, porque la “bebida” contenida en él sería, a veces, poco digerible: un porrón de gente, un porrón de dinero… También la ropa de casa está presente en el lenguaje de lo grande, pues podemos decir de alguien que tiene dinero a manta, un cuyo caso parece que esa manta monetaria lo protege, pero puede no salir  tan bien parado  si llueve a manta, pues en esa situación la manta de lluvia, en lugar de proteger, puede aumentar la mojadura a más no poder.

Las partes del cuerpo, asimismo, sirven para describir lo grande. Si tenemos algo a puñados, lo tenemos en abundancia y, si los puñados  nos quedan escasos, preparamos también el pie y   los sustituimos por  a patadas. La generosidad también se mide a manos llenas. Incluso las partes pudendas, ¡cómo no!, aparecen en el vocabulario de la abundancia. Ahí están los cojones preparados para casi  todo lo  grande o lo grandioso: hace un frío de (tres pares de) cojones, es listo de cojones… El pene, para hablar de lo muy bueno, que resulta ser la polla o la polla con cebolla. Además, hay cosas que nos han costado un ojo de la cara, un riñón o un cojón;  ansias que llevan a comer hasta reventar o corazones generosos tan grandes que no caben en el pecho.  Tampoco puede estar ausente esa expresión escatológica, no muy agradable, pero que sirve para exaltar lo más diverso: que te cagas... Hace un calor que te cagas. Y no sabemos  si es porque nos produce envidia la abundancia ajena, calificamos lo grande con la expresión a rabiar, expresión que sirve también para calificar la  impaciencia o el enojo en grado sumo.  

Si se trata de comer nos podemos comer un bocadillo que no se lo salta un gitano. Esta expresión curiosa, referida a la etnia gitana y que hoy puede parecer racista, quizá esté  relacionada  en su origen con el intento de los terratenientes andaluces de construir muros altos en sus fincas para que no pudieran saltarlos los gitanos que tenían intención de robar. Y, si se trata de beber algo, lo mejor, la leche: es la leche, la releche, la hostia. Aunque de los que están demasiado presentes decimos que están  hasta en la sopa.  Grande es también la pusilanimidad de los que se ahogan en un vaso de agua.

Para hiperbolizar nos gustan también las comparaciones. Podemos empezar por decir que algo es tan grande como una casa, pero, si la casa no es suficientemente vistosa, optamos por decir   que es como una catedral. Si se trata de una gran mentira es una mentira como un piano. Y eso se lo podemos aplicar incluso a una mentira. Si se trata de adornos excesivos, vamos como burro en cabalgata. Y si algo prolifera mucho nos acordamos de la micología, pues crece  como hongos o setas. Claro que mejor que crezcan setas que no que montemos un circo y nos  crezcan  los enanos. Esta expresión sigue muy viva en español, a pesar de que podría considerarse políticamente incorrecta, si bien no sabemos si habla de  demasiada abundancia de enanos artistas o de que, al aumentar  de  talla,  no podrían seguir actuando en un espectáculo creado para ellos.  En cualquier  caso,  la expresión nos habla de abundancia de penalidades. Exceso refleja también la expresión como un descosido. Si es aplicada a un  trabajador que trabaja en  exceso, se entiende que lleve la ropa  de esa guisa, pero si le aplicamos el calificativo porque habla como un descosido, tal  vez  los descosidos sean los que dejen escapar las palabras sin control. Cuando  nos referimos a la gran velocidad podemos usar también comparaciones relacionadas con lo bélico: como una bala, como una flecha, como un tiro...

Existen otras expresiones comparativas de superioridad, de carácter hiperbólico, que usamos con profusión en español. Para la rapidez, somos  más rápidos que un rayo; para la lentitud, caminamos   más lentos que una tortuga; para la pesadez, somos más pesados que una vaca en brazos; para la rareza, más raros que un perro verde; para la torpeza, más cortos que las mangas de un chaleco. Y se podrían añadir una buena retahíla de expresiones similares.

Si hablamos de un lugar atestado de gente, decimos que está  repleto, pues no cabe ni un alfiler,  o sea, está   hasta los topes, porque ha acudido hasta el rey o porque ha asistido todo Dios. Pero, en caso de asistir, aunque los dioses del Olimpo sean muchos, aún sería   peor, si asistiera todo bicho viviente. Desde luego en esa cantidad indeterminada caben dioses, hombres, animales, plantas…Pero tal vez ese lugar esté mordor,  lo vean muy lejano y decidan no  acudir.  

Foto: Gentileza de M. Á. Oliver

Por todo lo alto

Sin duda, la palabra que más  se repite en frases hechas que sirven para hablar de grandes cantidades es todo. Y lo repetimos mucho como todo quisque. Todo el mundo lo sabe, decimos cuando queremos destacar que algo es muy conocido. Sin embargo, no somos conscientes de que todo el mundo sería toda la población del mundo, o sea, miles de millones de personas. ¡Demasiadas tal vez!  De igual manera podemos recriminar a alguien diciéndole que lleva todo el día o todo el tiempo haciendo lo mismo. Ese todo, además de gran exageración, es  una magnitud difícil de cuantificar. Es muy difícil estar un día entero haciendo lo mismo   y, ya imposible, utilizar todo el tiempo (del mundo), pues, ¿cómo se mide ese tiempo? Estaríamos hablando de la eternidad.

Y a todo trance y sin reparar en riesgos, exageramos la velocidad de quien escapa y lo hacemos usando expresiones como a todo correr  o a todo meter, a todo gas, a toda máquina, a toda mecha, a todo trapo… Y es que todo nos sirve  para celebrar fiestas por todo lo alto o para llevar una vida a todo pasto o a todo tren (tren de vida), tres expresiones que comparten el indefinido  todo y el significado, aunque parezca que carecen de relación lógica la altura, el pasto y el tren.  Prestamos la máxima atención siendo todo oídos y  nos mostramos optimistas con todo se andará. La palabra todo se puede anteponer a un adjetivo de cualidad para exagerar, con un valor superlativo, como en  estaba todo preocupado,  o anteponerse a un sustantivo abstracto para acentuar su cualidad: es todo maldad.

Si lo que queremos destacar es la sabiduría o las ganas de aprender de una persona, nos sirven expresiones como ser todo un sabio o ser todo un experto. Aunque, para ponderar  la sabiduría,  podemos usar también  ser el libro gordo de Petete  o ser un libro abierto. La última nos habla de una obviedad, pues un libro  cerrado no aporta ninguna información. Del que estudia mucho, decimos que es un empollón y del muy inteligente, que es un pitagorín. Pero también están los torpes que no saben ni jota  ni torta ni hacer la o con un canuto, porque son del género tonto o más tontos que  ni hechos de encargo, como le pasó a Abundio. Y para ponderar algo podemos llegar a decir que es lo mejor del mundo. Ese nivel ya no se puede superar.

Otras expresiones que sirven para hiperbolizar son las que se forman con artículo + sustantivo + la preposición de. Y para construir la expresión  usamos  los sustantivos más variopintos: la tira de, la pila deUn montón de… Y hasta el mar, pues en el mundo hay la mar de estúpidos o, lo que es igual, una infinidad, por eso llegan   al infinito y más allá, la conocida expresión de Buzz. Esperamos que   no superen nunca  al mogollón de gente sensata.

Otros modismos relacionados con la exageración se construyen con artículo + sustantivo + que: ¡la cara que tiene tu amigo! O con la variante artículo + preposición + sustantivo + que: ¡la de  dinero que tiene! Y también nos sirven  para  exagerar expresiones que comienzan directamente por la conjunción que: ¡que no veas!, ¡que tiembla el misterio (de la Sta. Trinidad!, que te cagas, que te mueres… Tal vez las tres últimas sean consecuencia lógica unas de otras. Incluso  podemos morirnos de miedo, de cansancio, de risa Hasta podemos empeñar nuestra palabra en tan gran medida que nos comprometemos  con   expresiones como ¡ni que me maten!, ¡que me muera aquí  mismo!

Otras palabras que nos gusta utilizar para exagerar son los numerales. Empezamos por el número siete para reconvenir a alguien con un  ¡te he dicho siete veces que te calles!, hasta llegar a  mil y o  un millón, sobre todo cuando se trata de repetir algo, pues decimos que lo hemos repetido miles  o un millón de veces. Sean las que fueren, seguramente son una burrada.

Cerramos el artículo, después de haber intentado con creces, y escribiendo lo que no estaba escrito, reflejar cantidad de fórmulas que sirven para exagerar en el idioma español, aunque es posible que se hayan quedado muchas en el tintero, porque, existen a cascoporro. Pero de algo estamos seguros, de que  el  afán de exagerar de los españoles  es de padre y muy señor mío. Nos gusta lo grande, porque el burro grande,  ande o no ande. 



Portada de la publicación

Reproducción de una página de la revista



Autora: Margarita Álvarez Rodríguez 





 


Licencia Creative Commons
La Recolusa de Mar por Margarita Alvarez se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.